Notas de Prensa

La Isla Saona un tesoro natural del Caribe

La Isla Saona es una de las más grandes de la República Dominicana que se encuentra ubicada frente a las costas de la provincia La Altagracia.

Esta es un auténtico paraíso caribeño que debemos cuidar. Esta área protegida recibe alrededor de 800,000 turistas nacionales y extranjeros cada año.

La excursión Saona se vende a US$80.00 por persona como promedio, que multiplicados por 800,000 turistas que visitan esta isla cada año, equivale a unos US$64,000.000 millones de dólares, que generan impuestos directos por conceptos de ITBIS.

Esta área protegida es uno de los lugares imperdibles para un turista que visita la República Dominicana. La excursión se toma en Bayahibe y para llegar a Saona se toma un tiempo de 30 minutos si es en lancha rápida, pero en catamarán se toma hora y media tanto para ir como para regresar.

En los catamaranes la idea es la diversión, relajarse, disfrutar del mar y tirarse fotos. La mayoría de excursiones realizan parada en el medio del camino, en la famosa piscina natural.

Esta piscina natural del parque Cotubanama, es el paraíso de Isla Saona. Miles de turistas visitan este lugar, catalogada como un tesoro natural por su belleza, aguas cristalinas, playas interminables que hacen de este destino un lugar para conocer en su visita a la República Dominicana.

Conocida como Palmilla, es una de las opciones que hacen del antiguo Parque Nacional del Este el área protegida más visitada.

Después, la excursión se dirige a la Isla Saona para disfrutar de una de las ocho islas de ensueño del Caribe. En esta isla es imprescindible tomar una piña colada o una rica agua de coco.

Pero, el verdadero manjar es la codiciada langosta, que puesta a la parrilla  con una simple salsa elaborada con mantequilla y ajo, logra ser todo un lujo gastronómico.

En temporada diariamente hacen a la plancha gran cantidad de este delicioso crustáceo, por el que pagan US$30 dólares el servicio.

Asimismo, se puede aprovechar el entorno y disfrutar de un buen masaje, que con el buen clima, el ruido de las aves y la sombra que producen las matas de coco, hacen de la experiencia algo inolvidable.

En la Isla Saona se puede disfrutar del mar, la buena música y por supuesto, aprovechar para tirar buenas fotos. Les recomendamos una en especial, es en una mata de coco donde miles de turistas no pierden la oportunidad de llevarse un lindo recuerdo de esta exótica isla. Cuando lleguen a la isla pregunten y ya verán.

Cuando disfruten de estas bellezas naturales recuerden no tirar plásticos en el mar, ya que es gravísimo para el medio ambiente. No tocar las estrellas de mar porque son animales acuáticos sensibles. Al sacarlas del agua bastan unos pocos minutos para que puedan morir asfixiadas.

Cuidemos las áreas protegidas, cuidemos el planeta cuidemos los tesoros naturales para que podamos seguir disfrutando de ellos.

Ir a la isla saona es estar en contacto con la naturaleza, el mar, la buena música y buenas langostas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba